Archivo para 29 diciembre 2010

Carmen Carvajal

Un día triste el de hoy. Ha muerto Carmen Carvajal, militante socialista de la Agrupación de distrito Centro. Carmen era un compañera entrañable que atesoraba toda la sabiduría que le daban sus 88 años de compromiso con las ideas socialistas.

Se va una parte importante de la memoria de la Agrupación. Su vida era el resumen de las experiencias de toda una generación de españoles. Nunca olvidaré las conversaciones que mantuve con ella. Con qué cariño recordaba a su padre, militante de Izquierda Republicana. Con qué orgullo se reivindicaba ciudadana de Europa.

Hasta siempre Carmen. Tu recuerdo se queda con nosotros.

Anuncios

Elogio al capital y dos huevos duros. Que sean tres.

Tras largo período de reflexión he decidido aplicarme la máxima marxista – grouchista (“Y dos huevos duros”) y rendirme sin condiciones al dogma neoliberal triunfante.

Creo que debemos entrar en razón de una vez y ofrecer a eso que finamente denominamos los mercados, y que más propiamente deberíamos llamar los sacamantecas, no sólo lo que piden sino aquello que secretamente anhelan y no se atreven todavía a pedirnos. Seamos unos alumnos aplicados y evitaremos así que nos coloquen en la última fila de la clase o nos coloquen de cara a la pared con unas orejas de burro para mofa y escarnio del personal.

Empecemos por el tema de toda esa masa de personas dependientes que no aportan nada a la sociedad, los jubilados. Pero a qué viene entretenerse con debates estériles sobre el retraso de la edad de la jubilación. Volvamos a los gloriosos inicios del capitalismo, aquella edad dorada en la que una inmensa acumulación de capital en pocas manos puso en marcha los mecanismos que originaron nuestra sociedad. Trabaje el personal hasta que el cuerpo y la mente aguante y déjese a la caridad religiosa o laica el cuidado de aquellos que no puedan sostenerse con su trabajo por ser inútiles para el sistema productivo.

Y por qué pararnos en la parte superior de la pirámide de población. Hay en el trabajo infantil un inmenso nicho de fuerza de trabajo por explotar al que las rigideces del sistema no nos permiten acceder. Legalícese el trabajo infantil y veremos afluir un manantial de nuevas e insospechadas plusvalías sobre nuestras cabezas.

¿Aún no es suficiente? Liberalicemos la esclavitud. ¿Todavía no basta? Generalicemos el trabajo forzado.

Todos los esfuerzos son pocos y debemos actuar con sentido de Estado y responsabilidad máxima en este delicado asunto. Se trata de volver a repartir la tarta de la riqueza de forma que las rentas del capital crezcan a costa de las del trabajo. Ya sabemos que esa es la clave del progreso. Sólo la acumulación de capital en pocas manos volverá a activar el círculo virtuoso del crecimiento económico para recuperar la senda del progreso hasta hacernos llegar (a rastras si es preciso) al paroxismo capitalista de la felicidad.

A propósito de la felicidad, leo en estos días ese belicoso y delicioso texto que es el Elogio de la locura o el Encomio de la estulticia, de Erasmo de Rotterdam. Emboscada en sus capítulos encuentro esta frase: “La clase de los comerciantes es la más estulta y sórdida de todas, porque tratan los asuntos más mezquinos y sórdidos y lo hacen, además, del modo más miserable que cabe imaginarse, a pesar de que van mintiendo a todas horas, perjurando, robando, defraudando, engañando, se creen a la cabeza de la humanidad por el mero hecho de llevar los dedos llenos de sortijas de oro”.

 

Morente


YO SOY ANTINUCLEAR

Lo Más Visto

Perfil de Facebook de Manuel Granda
diciembre 2010
L M X J V S D
« Nov   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Estadísticas

  • 61,071 visitas

Acabar con el hambre

Help end world hunger

Páginas