Posts Tagged 'Literatura'

La tregua

La treguaAyer por la tarde a eso de las 17:00 horas comencé a leer La tregua de Mario Benedetti. En la décima página comprendí que éste es uno de esos libros que te exigen la lectura de un tirón porque es imposible apartarlo de las manos hasta que no se ha exprimido hasta la última gota toda la belleza y sabiduría del relato que propone. Así que me puse cómodo y me propuse disfrutar de una de esas tardes mágicas, de felicidad completa que la literatura te suele regalar cuando el azar de una compra casual en una librería pone ante tus ojos una historia tan bien contada, tan entretenida y con tantos significados.

 

Finalicé la lectura a eso de las diez y media de la noche y con ella incorporé a mi vida la historia de amor de Martín Salomé y Laura Avellaneda. Una historia que nos habla de la importancia de cada uno de los instantes que componen nuestra vida y de la urgencia con la que todos deberíamos esforzarnos por apresarlos con todas nuestras fuerzas. Un relato de fragilidades, de soledades y renaceres. Sublime. Una obra maestra. Una lección de literatura y una apología de la ternura.

Anuncios

Guerra y paz

 

Termino en estos días “Guerra y Paz”, de León Tolstoi, con la impresión de no haber leído nunca una novela tan redonda y con la felicidad de haber tenido la oportunidad de transitar por una construcción literaria tan sólida: una apasionante obra de ingeniería artística capaz de retratar de forma extraordinariamente viva la realidad de la Europa de principios del siglo XIX.

Es admirable la capacidad de Tolstoi de sumergirnos un una narración vertiginosa sobre las grandes fuerzas que hacen avanzar la historia de las sociedades sin dejar de presentarnos a los seres humanos en su dimensión más personal, más individual e íntima. De ese entrecruzamiento de planos, entre la preciosa sustancia de cada una de las aventuras vitales de sus personajes y el gran marco histórico de la aventura napoleónica, surge una novela llena de dramatismo, de ternura, de potencia vital.

 

Leo “Guerra y paz” algunos meses después de haber leído “Vida y destino”, de Vasili Grossman,  y me sorprende la capacidad de la literatura rusa para producir obras de apabullante calidad que pueden marcar, por sí solas, no sólo hitos en la historia de las letras universales sino que constituyen el prodigioso reflejo  de la historia de nuestro continente, con apenas 100 años de separación entre las realidades que les sirven de fondo: las campañas napoleónicas y el declive de la forma de vida de las clases privilegiadas de la rusia zarista, en un caso, la campaña de Stalingrado y el dominio aterrador del estalinismo en el segundo.  

Tolstoi

La última Feria del Libro me ha regalado un libro de relatos de León Tolstoi que utilizo como aperitivo de las que serán, sin duda, las lecturas estelares del mi verano: “Guerra y Paz” y “Resurrección”. Desde hace años reservo para los veranos aquellas obras que sé que no me van a traicionar y que me van a permitir sumergirme en la literatura como en el mar mágico de experiencias que pueden transformar tu vida.

 

Me sucedió hace dos años con Ana Karenina y el año pasado con los hermanos Karamazov, de Dostoievski y con las obras de Eurípides, especialmente el relato fundamental de nuestra especie, la que resume toda nuestra humanidad: Medea, esa formidable Eva pagana.

 

Volviendo a mi autoregalo, el libro de relatos publicado por la Editorial Alba, resdescubro en él la maestría de Tolstoi y su particular forma de ver el mundo y la naturaleza de los seres humanos.

 

Es cierto que muchos de los textos son fabulas ligeras, narraciones con una intención moralizante demasiado acusada, piezas dirigidas a campesinos rusos desde una visión apostólica evidente. Es cierto que estos relatos están lejos de las páginas más brillantes del escritor.

 

Pero me deslumbra esa forma de acercase al alma humana. Esa fragilidad de los malvados tan compatible a la vez con la ternura con la que se trata a los desvalidos, a los explotados, a las víctimas. Es tan poderosa esa forma de presentar la bondad, siempre derrotada pero tan irreductible, tan precaria pero conservando siempre ese carácter de último y derruido refugio de la razón. Es este universo de Tolstoi el que me atrapa y consigue que sus relatos sean mucho más que un conjunto de fabulas e historias mejor o peor escritas.

 

La escritura de Tolstoi es una fuerza de una naturaleza distinta. El poder de la literatura, sin duda, es crear esos mundos paralelos donde todos se trastoca y el creador impone sus propios códigos.

 

 Y ese desaliento de Tolstoi, esa derrota final que le inspira: “En la vida los hombres no se preocupan de hacer el bien, sino de poder llamar suyas al mayor número de cosas”.

 

¿Cómo no leer una y otra vez a Tolstoi?


YO SOY ANTINUCLEAR

Perfil de Facebook de Manuel Granda
octubre 2017
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Estadísticas

  • 60,932 visitas

Acabar con el hambre

Help end world hunger

Páginas